Saltar al contenido
La Hora De La Liga
NBA

LeBron da a Cleveland el 3-2 con un triple sobre la bocina

Algún día LeBron James desparecerá de panorama deportivo de Cleveland y el erial que deje será de unas dimensiones mayúsculas. Casi tan grandes como las de su influencia sobre el devenir de los Cavaliers. Pasado y presente de la franquicia de Ohio, El Elegido ha vuelto a salvar a los suyos de un tropezón mayúsculo. Su memorable actuación en el quinto partido de la serie ante los Pacers (98-95), con tapón y triple final incluidos, permitió que los de Tyronn Lue salieran vivos del Quicken Loans Arena y se pudieran poner por delante en la eliminatoria (3-2).

Fue LeBron el dueño de la velada, el hombre que volvió a irse por encima de los 40 minutos sobre la pista sin necesidad de prórroga y el tipo que superó otra vez en un duelo de playoffs los 40 puntos. James acabó con 44 tantos, 10 rebotes, 8 asistencias y 1 tapón y adelantó a Jerry West como el segundo jugador con más duelos de playoffs con al menos 40 puntos (21).  El tope lo tiene Michael Jordan (38).

Triple de LeBron

El dueño y señor de Cleveland, alrededor de cuya figura gravitan los designios del plantel, ejerció de lo que es, el hombre señalado para que los Cavaliers venzan. Con poco menos de medio minuto y 95-95 en el marcador tras una canasta de Domantas Sabonis, que cerraba así un parcial de 0-6 para unos Pacers llegados desde el 95-89, James perdió la pelota. No era más que un error añadido a unos minutos últimos donde el desacierto marcó el rumbo de ambos equipos y donde el raquítico parcial de 0-6 fue el mejor ejemplo.

La perdía James, decíamos, y  tenía en su persona la posibilidad de poner el 3-2 para Indiana y dejar la puerta abierta para sentenciar en Indianápolis. Pero se le está haciendo demasiado larga la primera ronda a un Dipo que la empezó de manera magistral para luego diluirse en múltiples fallos en el tiro conforme avanzaban los compromisos.  Así que Oladipo se fue hacia el aro y se encontró con James, que taponó su acción. Fue el remate de la pesadilla en el tiro del jugador de los Pacers, 2/15 en lanzamientos de campo aunque doble-doble de 12 puntos y 12 rebotes.

Cleveland tenía la última bola y por supuesto que todo fue directo a LeBron. Tras el tiempo muerto, el de Akron recibió de Jeff Green desde el saque de banda lateral y tuvo tiempo de sobra para armar un triple frontal, ante la oposición de Thaddeus Young, que entró limpio en la red. Bocina final, 98-95, Cleveland, o LeBron mejor dicho, haciendo bueno el trabajo de tercer cuarto (32-17 para 81-73 y dar la vuelta a la contienda) y los Cavaliers con vida. Toda la vida que le puede dar encomendarse a James, auxiliado en el perímetro por los 19 puntos de un Kyle Korver que marcó 5/9 en triples. Aroma veterano para unos Cavs sufridores, pero en pie. El viernes, en Indiana, los Pacers buscarán el 3-3. “La serie no ha terminado”, comentó en la rueda de prensa posterior Victori Oladipo. Si LeBron se lo permite, claro.

 

por,nbamaniacs.com