Saltar al contenido
La Hora De La Liga
NBA

Houston impone la lógica y el 3-1 ante los Jazz

Las semifinales del Oeste podrían quedar resueltas este mismo martes, si tanto Houston como Golden State Warriors sacan sus compromisos adelante. Y esto es posible porque ambas eliminatorias caminan con 3-1 y en ambas los Rockets y los Warriors disponen de la opción de sentenciar en su feudo.

Los de Steve Kerr porque vencieron a los Pelicans y los de Mike D’Antoni porque hicieron lo propio, también en la jornada del domingo, sobre los Jazz.  Éxito de los Rockets en Salt Lake City (87-100) para dejar claro qué plantel es el fuerte de la eliminatoria y para que no haya dudas de que el tropiezo en Texas, que supuso el 1-1, fue eso, un tropiezo, un golpe de relajación.

Harden y Paul comandan el 3-1 de Houston

La fórmula funciona a la perfección. Son los dos hombres llamados a conducir a los Rockets muy lejos y de momento cumplen. James Harden y Chris Paul, con Clint Capela de fondo como guardián de los tableros, fueron los mejores de los visitantes. La Barba dejó una hoja de trabajo muy completa: 24 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias y 4 robos, aunque un mal 1/7 en triples. Chris Paul, en el día que cumplía 33 años, 27 puntos, 12 rebotes, 6 asistencias, 2 robos y 1 tapón. Y hablábamos de Clint Capela, que acabó la velada con 12 puntos, 15 rebotes, 2 asistencias, 2 robos y ¡6! tapones.

Paul marcó el ritmo para unos Rockets que siempre fueron por delante, que nunca dejaron tomar el mando ni un segundo a los Jazz, y que llegaron a gozar de ventajas cercanas a los 20 puntos. Fue una sensación de dominio eficiente, contra un rival que volvió a acusar la baja de Ricky Rubio y que tuvo en Donovan Mitchell, otra vez, a su faro. El novato, 25 puntos, 9 rebotes, 2 asistencias y 4 robos, terminó eliminado por faltas, no sin antes guiar un parcial de 10-2 para los Jazz que apretó las cosas en la recta final (80-85).

Sin embargo, Houston resolvió los instantes de apreturas con un parcial de 0-5, en el que CP3, quien igualó su mejor marca anotadora en playoffs, firmó una canasta de dos y asistió a Trevor Ariza para que encestara de tres.

Las bajas de Utah

Ricky Rubio, debido a su lesión en los isquiotibiales, volvió a estar ausente en la dirección. A los problemas en el puesto de base para los Jazz se le unió un renqueante Derrick Favors, quien perdió su titularidad en lugar de Jae Crowder. El experimento estuvo lejos de funcionar. Favors entró desde el banquillo para registrar 5 puntos, 1 rebote, 1 asistencia y 1 tapón en cuarto de hora. No mejoró en nada lo discreto del trabajo de Crowder, 5 puntos y 5 rebotes. Dante Exum terminó el partido lesionado también en los isquiotibiales y se someterá a pruebas. Joe Ingles, 15 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias, completó bien la labor de Mitchell en unos Jazz donde Rudy Gobert, 11 puntos, 10 rebotes  y 3 tapones estuvo demasiado solo ante el dominio atrás de Capela.

El show de Capela

El suizo volvió a ser una pesadilla rival y esos citados 6 tapones suponen su mejor marca en los playoffs. Uno de ellos, soberbio sobre Ingles, puso la guinda al encuentro y definió perfectamente el momento de confianza en el que se encuentra el center. Capela colocó 5 de los 6 tapones en el último cuarto y se convierte en el cuarto jugador en toda la historia de la NBA en lograr ese hito en un partido de playoffs. Antes, Greg Ostertag (1998), Dwight Howard (2010) y JaVale McGee (2012) también cosecharon en el último round 5 tiros bloqueados.

 

El suizo volvió a ser una pesadilla rival y esos citados 6 tapones suponen su mejor marca en los playoffs. Uno de ellos, soberbio sobre Ingles, puso la guinda al encuentro y definió perfectamente el momento de confianza en el que se encuentra el center.

Los Rockets regresan a casa, a Houston, con un 3-1 muy favorable. Vuelven al hogar que dejaron con 1-1 tras el resbalón del Game 2 que cada vez parece nada más que eso, un mal día. Sobre todo por las prestaciones mostradas en Utah en el tercer y cuarto partido.

 

 

por.nbamaniacs.com